Medina de Asilah

Asilah, también llamada Arcila, es una encantadora ciudad en la costa atlántica de Marruecos. Con sus murallas históricas, calles empedradas, vibrante escena cultural y exquisita gastronomía, es un destino imprescindible en el norte de este país, y uno de los lugares que más nos gustan de Marruecos. Tiene una pequeña medina encerrada entre murallas realmente encantadora, muy cuidada, con calles estrechas, blancas casas y coloridas pinturas. Es famosa por su Festival Internacional de Artes que ha ido dejando su impronta en forma de murales. Además tiene unas excepcionales playas. Si tienes la suerte de estar en Asilah en jueves tienes que visitar su impactante mercado, que recibe a las gentes de los pueblos de alrededor. Aquí te contamos qué ver y hacer en Asilah, dónde comer, dormir, explorar sus mercados y cómo llegar desde Tánger.

Cómo llegar a Asilah desde Tánger

Asilah se encuentra a aproximadamente 45 minutos en coche desde Tánger, por una cómoda autopista de peaje. También puedes optar por tomar un tren desde la estación de Tánger, disfrutando de un pintoresco viaje a lo largo de la costa atlántica, o un autobús. Otra opción más cómoda es contratar una excursión para visitar Asilah desde Tánger con explicaciones en español.

Qué ver y hacer en Asilah, arte en cada rincón

Murallas

Antes o después de adentrarte a la medina puedes recorrer el exterior de las murallas construidas por los portugueses en el siglo XV. Separan la medina del resto de la ciudad. Junto a una de las torres verás un morabito y enfrente una preciosa mezquita.

Al final llegas a una playa cubierta de rocas, Lalla Rahma, sobre la que hay un par de cafés con unas vistas magníficas. Desciende a la playa y pasea entre sus rocas y la fina arena. Es un lugar realmente evocador.

Aquí también está el Complejo de Artesanía de Asilah, en el que puedes asomarte a ver algunos talleres y telares.

La muralla tiene tres puertas de entrada a la medina: Bab Al Kasbah, que conduce a la mezquita; Bab El Bahr, que da al mar; y Bab Homar, en una torre circular.

Fuera de la muralla junto a Bab Al Kasbah hay un encantador jardín, el Parc Tchikaya Otamsi.

La Medina, lo más bonito que puedes ver en Asilah

El mayor atractivo de Asilah es su medina, declarada Patrimonio Mundial por la Unesco. Recorre con calma su laberinto de callejuelas, con las paredes de las casas salpicadas de murales, puertas llenas de encanto pintadas por artistas locales e internacionales, y encantadores talleres artesanos que te transportan a siglos pasados.

El lugar más emblemático es el Mirador Krikia, que tiene las mejores vistas de la medina y las murallas que dan al mar, y un lugar de encuentro sobre todo al atardecer. Bajo el mirador está el Mausoleo de Sidi Ben Mansur y el pequeño cementerio muyaidín.

Pinturas y murales en la Medina

Una de las señas de identidad de la medina de Asilah son los murales y pinturas que decoran las paredes y puertas de sus casas y palacios. Los murales se van renovando con el Festival Internacional de Artes, y gracias también a él diversos artistas se han asentado en Asilah, por lo que también encontrarás sus talleres por la medina. Cada obra cuenta una historia única y contribuye a la atmósfera artística de la ciudad.

Plaza Abdellah Guennoun y Borj Al Kamra

Al entrar por Bab El Bahr a la medina lo primero que aparece es la torre Borj Al Kamra y la amplia plaza Abdallah Ghennoun, que con sus cafés llenos de gente, los niños jugando al pie de la torre y los comercios de artesanía es el corazón de la medina.

La Gran Mezquita

Si entras por Bab Al Kasaba te encuentras con la enorme y bella mezquita con su alto minarete, aunque no es visitable para los no musulmanes.

Palacio de Raisuli, un imprescindible que ver en Asilah

Por la medina camino al mirador Krikia tienes que pasar por un túnel bajo este palacio, que se asoma al mar. Raisuli fue un personaje controvertido, bandido, secuestrador de occidentales, como el multimillonario Pericadis, y posteriormente gobernador de Asilah y Tánger. Él mismo contaba que arrojaba a sus prisioneros desde la terraza del palacio a las rocas situadas 30 metros más abajo.

Ville Nouvelle

Aunque la parte nueva de la ciudad sea menos atractiva no dejes de adentrarte a ella. Tiene rincones muy interesantes: parques, mezquitas, la iglesia católica y mercados.

El bullicio de las calles; los cafés y restaurantes; las mujeres sentadas en el suelo vendiendo los exiguos productos de su cosecha, ya sean frutas, verduras, leche o huevos; el mercado, en el que puedes comprar incluso gallinas vivas; y el movimiento de gente que va y viene es una imagen de la auténtica vida marroquí.

Puerto pesquero

Acércate al pequeño puerto pesquero y da un paseo por el espigón. Es un recorrido muy agradable con bellas vistas de las murallas y el mar.

Sumergirse en el Mercado de los jueves, lo más impactante que ver en Asilah

El mercado que se celebra los jueves en las calles y explanadas de la parte alta es una atracción en sí mismo. Entre un continuo ajetreo puedes encontrar todo lo que puedas imaginar, puestos de fruta, verdura, carne, gallinas que matan, despluman y trocean allí mismo, pescado, ropa, accesorios de hogar, herramientas, etc., así como puestos de dulces, o pinchitos y sardinas a la brasa cuyo humo inunda el mercado.

Relajarse en la playas de Asilah

Bajo las murallas de Asilah hay algunos tramos de playa, aunque la mejor está al norte de la ciudad, una enorme extensión de dorada arena con aguas tranquilas. Una de sus atracciones son los camellos que tristemente son usados para pasear a los turistas. La estampa de los camellos tumbados en la playa es muy africana.

Tomarse un té frente al mar

Tómate un respiro y disfruta de un té a la menta. Un punto excepcional es el Café Daya que está en la playa Lalla Rahma, la que hay bajo el Mirador Krikia. Sus terrazas son ideales para sentarse y admirar el paisaje dejando el tiempo pasar. Al atardecer es un lugar encantador.

Qué ver en los alrededores de Asilah

Tánger

Es una de las puertas de entrada a este país, con una cultura a caballo entre Europa y Marruecos, que cuenta con una fascinante medina, un laberinto de callejuelas, zocos siempre vibrantes y llenos de tiendas de artesanía, cafés en los que puedes sentarte a tomar un té y observar el ir y venir de sus habitantes, acompañado de las llamadas del muacin desde las mezquitas. Es también una ciudad con una fuerte herencia colonial, que se aprecia en la ville nouvelle, con edificios que recuerdan su pasado como protectorado, y actualmente una pujante ciudad que crece y moderniza muy rápidamente.

Cabo Espartel y Cueva de Hércules

Esta zona de la costa es muy frecuentada por los habitantes de Tánger para hacer excursiones por sus playas y comer pescado en los restaurantes a la orilla del mar. Las zonas más altas del cabo ofrecen estupendas vistas de la costa española y Gibraltar, que parece que estén ahí al lado. Junto a la carretera que lleva al Cabo Espartel está marcada en la roca la huella del pie de Hércules donde se apoyó para separar África y Europa.

Una de las atracciones de la zona es la Cueva de Hércules. Es muy llamativa por las vistas al mar desde los acantilados y la peculiaridad de que el agujero que se abre al mar es la silueta de África invertida, incluyendo la isla de Mozambique. Está asociada a mitología pues Hércules descansó en ella tras separar África y Europa. Son en realidad dos cuevas, una primera con una decoración un tanto naif y algunas pequeñas cascadas, y otra más grande que es la que se abre al mar. Por los alrededores hay cafés y tiendas de artesanías y souvenirs.

Círculo megalítico de piedras de M’zora

Se trata de un cromlech, un gran circulo de piedras, en realidad una elipse, formado por 175 grandes bloques. Está a unos 25 km de Asilah, aunque el acceso no es fácil pues hay un tramo de carril de unos 6 km en mal estado.

Larache

Larache queda fuera de las principales rutas turísticas lo que la hace más auténtica. Tuvo gran importancia durante el protectorado español, y la huella española es muy evidente en sus hermosos edificios de arquitectura colonial española, así como en nombres de restaurantes, hoteles, calles y plazas. El pequeño zoco siempre bullicioso, el barrio Al Kasaba, y la medina, con estrechas calles con casas pintadas de azul que desciende hacia el puerto, son una maravilla.

Dónde comer en Asilah

Asilah ofrece una gastronomía realmente exquisita. Además de los platos típicos marroquíes como el tajín, cuscús, pinchitos o pastela, tiene un excelente pescado y marisco fresco. Puede encontrar muy buena comida tanto en los restaurantes más sencillos como en los de mayor calidad gastronómica.

Nosotros te recomendamos el restaurante Dar Al Maghrebia, un encantador local regentado por una española que ofrece comida marroquí deliciosa en la colorida rue Al Banafsaj, junto a la Plaza Mohamed V. El cuscús o el tajín son una maravilla, aunque nuestra debilidad es la pastela. Conviene reservar con antelación.

En la calle que discurre por el exterior de las murallas hay una serie de restaurantes típicos en los que los camareros andan a la caza del turista. Todos tienen comida típica marroquí y pescado fresco.

Dónde dormir en Asilah

Además de los hoteles en la medina hay varios riads que ofrecen un alojamiento sencillo con más encanto, por ejemplo Riad Asilah, Dar Manara o Christina’s House. También puedes encontrar alojamiento en casas de la medina a través de las plataformas como Airbnb o Booking. Si buscas hoteles con mayor calidad y servicios, y precios algo más caros, una buena opción es Dar Azouia, que combina el estilo europeo y marroquí o el Hotel Al Alba.

Dónde pernoctar en Asilah si vienes en autocaravana o furgoneta

Nosotros siempre que vamos a Asilah con autocaravana pernoctamos en el aparcamiento que hay justo entre la entrada de la medina y el puerto pesquero. Está vigilado y su precio es 50 DH/24 h. Resulta mucho más cómodo para visitar la medina, los mercados y el puerto. Coordenadas GPS: 35.46733, -6.03671.

Si prefieres un camping, en Asilah hay dos opciones: camping Assada y camping Echrigui, muy próximos uno del otro. Se encuentran algo más alejados del centro, aunque siempre te podrás desplazar en petit taxi o caminando unos 15-20 minutos.

Nuestro roadtrip por Marruecos

Hemos visitado Asilah en numerosas ocasiones. La última visita fue parte de un roadtrip por Marruecos, aquí te dejamos en mapa de la ruta completa.

Otros destinos que pueden interesarte

Seguro de viajes

CONTRATA UN SEGURO DE VIAJES
Si viajas a Marruecos es necesario contratar un seguro de viaje. Las prestaciones de la Seguridad Social española no operan en Marruecos, por lo que los gastos derivados de hospitalización, traslado de heridos, etc. correrán a tu cargo. Nosotros siempre viajamos asegurados con IATI
Contratando aquí tu seguro con IATI tendrás un 5% de descuento.

Teléfonos móviles y conexión a internet

Uno de los problemas que se presentan al viajar por Marruecos son las comunicaciones, ya sea por teléfono o la conexión a internet, debido a que en este país no hay roaming y los gastos de teléfono o conexión a internet son desorbitados. La mejor forma de disponer de comunicaciones como si estuvieras en España es utilizar una tarjeta eSIM de Holafly, que no requiere tarjeta física. La contratas a través de la web y te la envían por correo electrónico. Con ella dispondrás de las mismas prestaciones en tu teléfono y datos ilimitados durante los días de tu estancia en Marruecos. Si contratas la tarjeta a través de este artículo con el código MILYUNARUTAS conseguirás un 5 % de descuento.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.