La Taha es un municipio de la Alpujarra granadina que incluye los siguientes pueblos: Pitres, Mecina Fondales, Mecinilla, Fondales, Ferreirola, Atalbéitar y Capileirilla. Esta ruta por la Taha de Pitres pasa por todos excepto el último, por lo que te permite conocer bien la arquitectura y forma de vida tan característica de la comarca de la Alpujarra. Los senderos por los que discurre el recorrido son una maravilla, el paisaje es de los que enamoran y descubrirás rincones sorprendentes, como fuentes ferruginosas.

Provincia: Granada
Localidad: La Taha
Distancia: 7,9 km
Desnivel acumulado: 422 m
Duración: 2 h 15 min
Tipo de ruta: Circular
Nivel de dificultad: Fácil
Apta para perros:
Época recomendada: Cualquier época del año, aunque es mejor evitar los días y horas de más calor.
Accesible en autocaravana o furgoneta:
Fuentes:
Restaurantes: En los pueblos de La Taha.

En la Alpujarra la vida se toma de forma pausada. La sensación que transmiten estos pueblos colgados en las laderas y la naturaleza que les rodea no invita a la prisa. Sus calles se recorren lentamente, disfrutando de los rincones que se encuentran tras cada esquina. Todos los pueblos son preciosos, con casas encaladas, decoradas con flores y plantas, y encantadoras callejuelas. Destacan los tinaos en los que se pueden ver las vigas de madera que sustentan las casas, y los terraos, tejados de cubierta plana cubiertos con launa de donde surgen las blancas chimeneas.

Te proponemos iniciar la ruta en Pitres, que es pueblo más grande de La Taha, y donde se encuentra el ayuntamiento, de ahí el nombre de la ruta. Lo más curioso de este pueblo de montaña es que es famoso por su puerto. La leyenda cuenta que un diputado haciendo campaña por la alpujarra preguntó a los habitantes de Pitres qué querían, y ellos sin dudar pidieron un puerto, y el diputado se lo concedió.

Un sendero con fuerte pendiente desciende a Mecina Fondales. Parte desde la carretera A-4132, llamada Paseo Marítimo, justo tras pasar el Restaurante La Carretera. En el descenso se divisan amplias panorámicas del profundo barranco y los montes de La Contraviesa enfrente.

Se entra en Mecina Fondales por una gran era, uno de los vestigios que quedan de las épocas en las que se realizaba la trilla. Tomando a la derecha y atravesando el pequeño pueblo encontrarás una fuente lavadero, junto a la carretera. Un poco más abajo está la iglesia de San Marcos y San Cayetano.

Continuando la carretera llegas a Mecinilla. Más pequeño aún. Hay que atravesar sus tranquilas calles y seguir descendiendo por un sendero hacia Fondales.

El siguiente punto de interés es la Ermita de la Virgen del Rosario, a la entrada de Fondales. Tras la ermita hay que girar a la derecha. En este pueblo hay un curioso cartel que avisa que hay que tener cuidado con los autos. De la parte baja del pueblo sale el Camino a Órgiva, que es el que hay que tomar para descender hasta el río Trevélez.

El descenso al río es también muy pronunciado. Vas a llegar al conocido como Puente Romano, aunque es del siglo XIII, que cruza el río a gran altura en un tramo en que el barranco está muy encañonado. En lugar de cruzar el puente hay que desviarse a la izquierda para iniciar un fuerte ascenso hacia Ferreirola.

Más adelante se cruza el río Bermejo con sus rojas aguas producto del óxido de hierro. Este sendero ofrece bellas vistas de los pueblos dejados atrás.

Hay que atravesar Ferreirola y salir por el camino que va hacia Busquistar y que indica la Fuente de la Gaseosa. El sendero tiene ahora menos pendiente y es más arbolado. El agua ferruginosa de la fuente, que está en un lugar muy fresco y cubierto de castaños, sabe efectivamente a gaseosa. No dejes de probarla.

Pasado el barranco y un cartel que indica Fuente Paula encontrarás un desvío que hay que tomar a la izquierda. Al frente el sendero os llevaría a Busquístar. Llegas al último pueblo que se visita en esta ruta, Atalbéitar. Antes de llegar hay que cruzar por troncos otro arroyo de aguas rojas.

A la entrada de Atalbéitar está la fuente lavadero. También hay que atravesar este pequeño pueblo. Vale la pena que te desvíes un un poco y te adentres por sus tinaos.

Para ir hacia Pitres hay que salir por la carretera siguiendo las indicaciones del GR-7. Primero hay que hacer un pequeño tramo por carretera, y abandonarla en una gran curva a derecha, por el GR-7. Descenderás al río Bermejo de nuevo, para ascender por otro precioso y fresco sendero a Pitres, que te recibirá con sus casas cubiertas de flores.

Otras rutas por la Alpujarra:

Para ver el track y descargar la ruta pincha en el siguiente enlace:

Powered by Wikiloc

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.