Río Dílar y Canal de la Espartera (Granada)

La ruta río Dílar y Canal de la Espartera (Granada) es realmente espectacular. El sendero va junto al río y lo cruza en nueve ocasiones, en las que no hay más remedio que meterse en el agua, por lo que es una ruta para primavera o verano. Según la época del año el agua os llegará hasta la cintura, y baja con bastante fuerza. Al final os espera el premio de una preciosa cascada con su poza. La vegetación ha cubierto y cerrado bastante el sendero, por lo que el avance se hace algo lento y dificultoso.

Provincia: Granada
Localidad: Dílar
Distancia: 15,3 km
Desnivel acumulado: 713 m
Duración: 4 h
Tipo de ruta: Circular
Nivel de dificultad: Difícil
Apta para perros:
Época recomendada: En primavera y verano.
Fuentes:
Restaurantes: En Dílar (recomendamos Casa Pilatos).
Fecha de realización: 26/05/2021

Tras la cascada os proponemos hacer el regreso subiendo al sendero del Canal de la Espartera. Éste os llevará primero al Cerro Sevilla y después hasta el punto donde las aguas del canal caen hacia el río. Descendemos por la senda que baja desde la caseta donde se inicia el tubo de la Central Eléctrica de Dílar. Desde estas alturas tendréis una visión espectacular del barranco del río Dílar y las sierras de alrededor.

La ruta río Dílar y Canal de la Espartera se inicia en el área recreativa del río Dílar, junto al Mesón Los Alayos. Hay una amplia explanada para aparcar. Para llegar allí hay que cruzar el pueblo de Dílar y seguir en dirección al río. Las coordenadas GPS son: 37.063467, -3.558633. Es una zona muy frecuentada, especialmente los fines de semana y en verano, ya que es muy fresca. Tiene mesas a la orilla del río y hay algunas pozas para disfrutar del agua fresca.

Tenéis que seguir la pista, que al principio está cerrada al tráfico, atravesando el área recreativa. Pasaréis junto al Molino de la Chata, ya abandonado, y a la central eléctrica. Se observa el tubo por el que desciende el agua. De regreso descenderemos desde el punto donde el Canal de la Espartera vuelca sus aguas en ese tubo.

A partir la Central Eléctrica el camino se convierte en sendero que se adentra hacia el barranco. Pasaréis junto a una acequia que toma sus aguas por este punto. El sendero parece acabar en el río, y ya no hay más remedio que cruzar por él para seguir hacia adelante. Hay que cruzarlo en nueve ocasiones, y en alguno de los pasos el agua cubre bastante y viene con fuerza. Lo hemos hecho con nuestros perros y el agua los arrastraba río abajo. En algunos cruces del río el sendero no está bien señalizado y hay que buscar el paso, que suele estar señalizado con hitos.

En un punto el sendero cruza una rambla y continúa enfrente ascendiendo un poco por la ladera. También hay hitos que marcan el camino.

Hacia el final, tras un cruce del río, encontraréis una rambla. En este punto el sendero sí está bastante perdido. Hay que buscarlo paralelo al río, sin ascender por la rambla. Aún os queda cruzar un par de veces más. Este es el paso donde el agua viene con más fuerza. Han instalado unos troncos que os permitirá sujetaros para pasar. Nosotros hemos tenido que llevar a los perros sujetos para que nos los arrastrara la corriente.

El último tramo antes de la cascada está muy cerrado de vegetación. A la vuelta de un recodo os va a sorprender la cascada, con una pequeña poza debajo que, si no baja el agua con mucha fuerza, permite el baño.

Otras rutas en Dílar:

Hay que regresar un poco y volver a cruzar el río. Después ascender por una empinada senda que os llevará al sendero del Canal de la Espartera, que va hacia la toma del canal. Hay que tomar a la izquierda. Desde el sendero podréis admirar los Alayos, el Corazón de la Sandía, y al fondo del barranco el río Dílar y la cascada.

El sendero os lleva al aparcamiento del canal, en el Collado Sevilla. Ahí se gira a la izquierda para ir por el Sendero de Haza Larguilla, habilitado para sillas de ruedas, hasta enlazar con la senda que va hacia la Boca de la Pescá. La senda se inicia al fondo de una explanada cuando el carril acaba. Poco antes hay un precioso mirador que se asoma al barranco. Vale la pena desviarse un poco para admirar las vistas.

Sin ascender a la Boca de la Pescá, se sigue la senda, que vuelve a ir paralela al canal hasta donde está la tubería por la que baja el agua a la central eléctrica que está en el fondo del barranco. Ya queda descender por este sendero zigzagueante que ofrece preciosas vistas acompañados por el agua que cae desde el canal por el barranco, formando cascadas a lo largo del recorrido. En un punto hay que cruzar el arroyo.

Al llegar al río solo queda regresar al punto de partida siguiendo por el camino junto al área recreativa. Tal vez aún tengáis ganas de refrescaros en las pozas que hay en el área, tras el esfuerzo realizado.

Para reponer fuerzas os recomendamos hacer una parada en Casa Pilatos, un lugar con un encanto especial, en pleno centro de Dílar. Nosotros siempre que hacemos una ruta por aquí lo visitamos, ya sea para desayunar o al terminar para tomar unas cervezas fresquitas o comer.

Para ver más detalles de la ruta y descargar el track pinchad en el siguiente enlace:

Powered by Wikiloc

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Contenido protegido