La ruta de los Bolos (Granada) nos lleva por el río Dúrcal hasta la Cascada de los Bolos. Es un recorrido ideal para el verano porque prácticamente toda la ruta transcurre por el borde de una acequia, o por el interior si se quiere, y por el interior del río Dúrcal.

La ruta de los Bolos (Granada) es una excursión corta por lo que la hacemos a menudo. Además, nuestros perros se lo pasan de maravilla chapoteando en el agua.

Como es inevitable entrar en el agua, os recomendamos que llevéis calzado adecuado para el agua, pero no zapatillas de playa o similares, ya que el terreno es más complicado y es mejor llevar buenas zapatillas que agarren. También es recomendable llevar calzado de repuesto para cuando se acabe la ruta.

Provincia: Granada
Localidad: Dúrcal
Distancia: 8 km
Desnivel acumulado: 250 m
Duración: 2 h 30 min
Tipo de ruta: Circular
Nivel de dificultad: Moderado
Apta para perros:
Apta para niños:
Época recomendada: Verano.
Fuentes: No
Restaurantes: En Dúrcal
Fecha de realización: 16/07/2020

Partimos desde el área recreativa que hay junto al río Dúrcal. Para llegar allí hay que ir por la carretera N-323a, la antigua carretera a la costa. Hay que tomar la vía de servicio para poder desviarnos a la altura del km 157, en dirección al IES Valle de Lecrín, que está señalizado. Se puede aparcar en la puerta del Instituto e iniciar la ruta desde ahí. Como hace calor, nosotros preferimos bajar en coche hasta el río. Desde este punto parte un carril a la izquierda, que baja al río. Nada más comenzar el carril hay un desvío a la izquierda, que debemos obviar. La dirección al río está señalizada.

Una vez en el río el carril continúa paralelo al mismo. El área recreativa está al otro lado del río. Si aparcáis al inicio de carril alargaréis un poco más el recorrido. Si seguís avanzando por el carril y aparcáis lo más cerca del final, os ahorraréis más tramo de carril. Si se hace con niños pequeños, mejor aparcar lo más cerca posible del final. Se puede aparcar en los laterales del carril, donde es más ancho, y hay, también, una explanada donde caben varios coches.

El recorrido por el carril es muy fresco, ya que va por la orilla del río, y con grandes árboles que flanquean el camino.

Cuando acaba el carril comienza una senda. Cruzamos el río por un puente e iniciamos el ascenso por un pequeño barranco o rambla. En este punto hay un cartel señalando la Ruta de los Bolos. A unos 300 m sale una pequeña senda que asciende hacia la acequia. Antes estaba señalizada, pero el cartel ha desaparecido, por lo que es fácil pasar de largo.

Una vez se llega a la acequia, solo hay que continuar por ella hasta el punto donde toma las aguas del río.

Por el camino de la acequia os encontraréis con algunos tramos en los que la mejor solución es entrar en el agua para pasarlos. La acequia pasa por un túnel que se puede hacer por el interior. Son unos 200 m y, como está en curva, no se ve dentro de él. Hay que tener cuidado porque el techo está un poco bajo y os podéis golpear en la cabeza. Para los niños es muy divertido. Si no se pasa por el túnel, el camino tiene un estrechamiento por el que una persona cabe muy justita.

Durante el recorrido por la acequia, que está colgada sobre el barranco, tendremos unas vistas preciosas del río que queda abajo.

Cuando acaba la acequia debemos seguir camino por el río. En algunos tramos se puede ir por el borde, pero en la mayoría del recorrido es inevitable meterse en el agua. Así que lo mejor es directamente entrar en el agua.

Al principio del recorrido por el río hay una cascada espectacular. Es el aliviadero de una acequia que va más arriba. La cantidad de agua que cae depende del aliviadero. Así, la última vez que fuimos no caía agua por la cascada. El aliviadero estaba cerrado.

Continuamos por el río, salvando en ocasiones algunas rocas y pequeños saltos de agua. La dificultad del trazado dependerá de la cantidad de agua que trae el río. Al principio de verano traía mucha agua y nuestros perros tuvieron dificultades al pasar por algunos tramos porque caía mucha agua en los pequeños saltos que se forman entre las rocas. Poco a poco van aprendiendo y cada vez lo hacen mejor.

El camino acaba en la Cascada de los Bolos, un salto de agua más alto, y que forma pequeñas pozas que permiten el baño. A partir de aquí sería necesario escalar por las paredes para continuar río arriba.

El regreso se realiza por el mismo camino.

Uno de los días en que hemos hecho esta ruta, el regreso lo hicimos por el río, porque no traía mucha agua. Este tramo del río, desde la toma de la acequia hacia abajo, está más cerrado de vegetación y se hace un poco más difícil transitar por él. Llega un momento en que hay un salto de agua. Ahí hay que abandonar el río y subir a una acequia a la derecha, y seguir por el borde de la misma.

Abandonamos la acequia en un punto en que se ven unos escalones. Descendemos y estamos justo en el final del carril por el que hemos llegado, un poquito más abajo del puente. Seguimos el carril para abajo hasta el coche.

Otras rutas acuáticas que os pueden interesar:

Para ver el track y descargar la ruta pinchad el siguiente enlace.

Powered by Wikiloc

milyunarutas

Somos Juan Carlos y Nuria. Nos gusta salir al aire libre a hacer rutas de senderismo y bicicleta de montaña. En algunas ocasiones nos acompañan nuestros perros, Leo y Lola.
Queremos compartir las rutas que hacemos para que también podáis disfrutarlas. También vamos a compartir rutas en autocaravana.

5 comentarios

  1. […] Ruta de los Bolos en el río Dúrcal (Granada) […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.