La ruta por el Río Chíllar es una ruta acuática espectacular y muy divertida. Es ideal para hacer en verano, ya que gran parte de la misma transcurre por el interior del río. En el recorrido hay pozas donde bañarse, se pasa por unos cahorros o estrechamientos únicos, y al final hay una serie de saltos de agua con una poza bajo una cascada.

Provincia: Málaga
Localidad: Nerja
Distancia: 17 km
Desnivel acumulado: 407 m
Duración: 5 h 30 min
Tipo de ruta: Circular lineal
Nivel de dificultad: Moderado
Apta para perros:
Apta para niños:
Época recomendada: Verano
Fuentes: No
Restaurantes: En Nerja.
Fechas de realización: 10/07/2015 – 24/06/2017 – 18/07/2017 – 16/07/2018

Hemos hecho está ruta en varias ocasiones. En unas nos ha acompañado Wanda, y en otras Leo. Si la hacéis con perros debéis tener en cuenta que las almohadillas de sus patas pueden sufrir al estar tanto tiempo en el agua. Nosotros tuvimos que coger en brazos en algunos tramos a Wanda, que es más pequeña y le resultó más duro.

Para hacer la Ruta del río Chíllar es muy importante tener en cuenta el calzado. Es inevitable andar por dentro del agua, por lo que el calzado debe ser adecuado. Es habitual ver gente que hace la ruta con calzado de playa y no es lo más apropiado pues el terreno está lleno de piedras, algunas resbaladizas. Lo mejor es usar calzado de montaña ligero o zapatillas de deporte, y llevar otro calzado para cambiarse al finalizar la ruta. Si lleváis botas de montaña se llenan de agua y se hacen pesadas. Para las rutas acuáticas nosotros utilizamos en lugar de calcetines, unos escarpines de neopreno de 2 milímetros, del tipo de los que se utilizan para deportes acuáticos como surf.

Lo más habitual es acabar la ruta en el Vado de los Patos, con su cascada y poza, pero se puede continuar más adelante por un sendero que sigue por la montaña, y que nos lleva hasta una presa. Hasta el Vado de los Patos hay 8 km de camino. Es un camino lento pues el 80 % del recorrido es por el interior del río.

Es una ruta muy frecuentada, especialmente en verano, por lo que es aconsejable iniciarla temprano, y evitar, si es posible, hacerla en domingo o festivo. Lógicamente no es adecuada para épocas de frío, ni cuando el nivel del agua sea elevado.

A unos 5 km del inicio de la ruta, cuando se han pasado los famosos cahorros, hay una poza. Es un buen lugar para acabar la ruta si no se está suficientemente preparado o se hace con niños.

Durante un tiempo fue costumbre al acabar la ruta dejar el calzado tirado en el final del camino o, peor aún, colgarlo en el tendido eléctrico. Se podían ver muchas zapatillas colgadas de los cables eléctricos o colocadas en las paredes de ladrillo que hay en una fabrica de hormigón al final de la ruta. Se ha limpiado la zona y recogido el calzado abandonado y se multa a quién deje su calzado colgado del tendido eléctrico o tirado.

Es interesante llevar una funda de móvil impermeable para evitar que se moje y así poder hacer fotos fácilmente, salvo que se lleve cámara de fotos.

La ruta se inicia en la parte alta de Nerja. Han habilitado dos aparcamientos para dejar los coches. Antes se podía bajar hasta el cauce del río Chíllar e inciar la ruta desde el mismo, pero dado que la afluencia de gente es muy grande ya no se permite bajar a aparcar a la orilla del cauce del río. Los aparcamientos están en la zona del mercadillo de Nerja. Nosotros aparcamos en el aparcamiento de la Calle Mirto. Sus cooordenadas GPS son 36.764358, -3.872662.

Desde el aparcamiento se toma un carril, el Camino de los Almachares, que desciende hasta el río y por esta zona es una rambla sin nada de agua. Al final del carril hay una cadena que corta el camino, junto a una antigua fábrica de hormigón. En este punto se inicia el recorrido por el río Chíllar.

Comenzamos a andar por el río, que poco a poco va teniendo más agua, aunque no es necesario andar por dentro del cauce.

Llegamos a un punto en que hay una fábrica hidroeléctrica, la Fábrica de la Luz, y la toma de una acequia que se lleva el agua que ya no baja por el río. Hay que subir una rampa y ya nos adentramos de lleno en el cauce del río. Desde aquí no hay más remedio que andar por el interior del cauce. El agua llega hasta los tobillos. Un poco más adelante nos encontramos una cascada, que es el aliviadero de una acequia que corre más arriba. El agua cae con bastante fuerza, pero es un lugar ideal para tomar el primer baño, o ducha más bien.

A unos 4 km del inicio nos encontramos con los Cahorros. Son unos estrechamientos del río entre grandes paredes verticales de roca, con alturas superiores a los 20 metros, que han ido adquiriendo las curvas propias de la erosión del agua. Realmente espectaculares. En algún tramo se pueden tocar ambas paredes a la vez con las manos.

Al acabar los Cahorros hay una poza. Un lugar ideal para bañarse y hacer un descanso en el recorrido.

Desde este punto el barranco es algo más abierto, con más vegetación, aunque siempre rodeados de altas paredes de roca.

En el tramo final nos encontraremos con unas rocas más altas que forman pequeños saltos de agua y que hay que salvar para llegar a la poza y cascada del Vado de los Patos.

Si no has tomado la precaución de salir pronto la encontrarás llena de gente bañándose.

El regreso es por el mismo camino. Se hace más rápidamente. El último tramo, la subida por carretera hasta el aparcamiento siempre resulta pesado. Ya no nos acompaña el frescor del río, y el sol suele castigar en verano.

Otras rutas de agua:

Para ver el track y descargar la ruta pinchad el siguiente enlace:

Powered by Wikiloc

milyunarutas

Somos Juan Carlos y Nuria. Nos gusta salir al aire libre a hacer rutas de senderismo y bicicleta de montaña. En algunas ocasiones nos acompañan nuestros perros, Leo y Lola.
Queremos compartir las rutas que hacemos para que también podáis disfrutarlas. También vamos a compartir rutas en autocaravana.

3 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.