Qué ver en Sofía (Bulgaria)

En este post os contamos nuestro reciente viaje a la capital búlgara, los lugares que nos parecen imprescindibles que ver en Sofía y los rincones que no os debéis perder en una visita a esta ciudad, junto con alguna información que os pueda resultar útil en vuestro viaje si os animáis a visitar esta vibrante ciudad, que nos ha enamorado.

Datos de interés

La moneda en Bulgaria

Aunque Bulgaria es miembro de la Unión Europea, aún no utilizan el euro. Su moneda es el LEV búlgaro (BGN) desde 1881. En búlgaro se escribe ЛЕВ y en plural se dice Leva. El cambio actual es: 1 leva = 0,51 euros. Por lo que es fácil la conversión a euros, 1 € son dos levas.

Clima

Sofía tiene un clima continental, el verano es caluroso y el invierno bastante frío, con frecuentes nevadas, debido a su altitud y a las montañas que la rodean. Por ello que debéis ir preparados según en que estación visitéis la ciudad.

Idioma

El idioma es el búlgaro, una lengua eslava emparentada con el ruso. En los lugares turísticos, hoteles, restaurantes, etc., suelen hablar inglés, por lo que os podréis entender bien si habláis este idioma. El problema se presenta con la escritura, ya que utilizan el alfabeto cirílico, y ello os va a complicar comprender carteles, cartas de restaurantes, etc. Nosotros encontramos la solución con la aplicación de Google Lens. Enfocando la cámara del móvil al texto que queremos traducir nos lo traslada al español. Os aconsejamos también llevar en papel o en el móvil las direcciones de lugares para visitar o del alojamiento, en alfabeto cirílico, por si necesitáis enseñarla, por ejemplo al taxista.

Pasaporte

Para visitar Bulgaria es necesario el pasaporte pues aún no se ha incorporado a la zona Schengen.

¿Cómo desplazarse por Sofía?

Aunque Sofía es una gran ciudad, con una población aproximada de 1.300.000 habitantes, el centro no es muy extenso y se pueden visitar la mayoría de los sitios más interesantes a pie. En cualquier caso os recomendamos utilizar el transporte público, que es muy bueno, con una amplia red de metro, autobuses y tranvías. El precio de un viaje es de 1,62 levas, pero si pagáis con tarjeta de crédito en las máquinas que hay en los transportes el máximo que cobran por día es de 4 levas, que es el precio del abono de 1 día, que podéis también comprar en el metro.

La aplicación Google Maps también nos ha resultado muy útil para buscar los transportes públicos más adecuados para desplazarnos en la ciudad. Basta introducir el lugar al que te quieres desplazar y cómo llegar para que te de las opciones de transporte público más adecuadas.

Alojamiento en Sofía

Naturalmente hay una extensa red de hoteles y apartamentos para alojarse en Sofía. A través de buscadores como Booking podéis encontrar multitud de posibilidades a precios variados. Nosotros optamos por buscar un apartamento céntrico a través de la aplicación Airbnb. Los precios de los alojamientos son bastante baratos comparados con los de otros países de Europa, y con España.

Vuelos a Sofía

Diversas compañías viajan a Sofía desde España. En cualquier buscador de vuelos podéis encontrar el vuelo que más se adapte a vuestros necesidades.

Nuestro viaje a Sofía lo hicimos desde el aeropuerto de Málaga, con la compañía Ryanair, que dispone de vuelos a precios asequibles.

¿Cómo llegar del aeropuerto al centro de Sofía?

Desde el aeropuerto hasta el centro de la ciudad hay transporte público. Los autobuses E84 y E184 tienen su parada en la misma puerta del aeropuerto. Nosotros preferimos tomar un taxi utilizando la aplicación TaxiMe. Con ella pides taxi de forma cómoda, sin problemas de idioma y el precio de la carrera al centro de la ciudad es de unos 15 levas, que puedes pagar en efectivo o te cargan en la tarjeta de crédito.

Contratar un seguro de viajes antes de viajar

Siempre es recomendable contratar un seguro de viaje, ya sea para viajes largos o cortas estancias. Nosotros viajamos asegurados con IATI. Nunca sabemos qué puede ocurrir y nos da garantía de seguridad en caso de que se presenten problemas, ya que tendremos especialistas que nos puedan ayudar a solucionar las posibles vicisitudes que se presenten. Por ejemplo, en algunos países la atención médica es necesario pagarla y puede resultar una auténtica ruina para nuestro bolsillo.

Contratando aquí tu seguro con IATI tendrás un 5% de descuento.

¿Qué visitar en Sofía?

A lo largo de la historia Sofía ha estado dominada por diversidad de culturas. Hay que recordar que su historia se remonta al siglo VIII a. C., y que por su situación geográfica ha sido un enclave muy importante para los imperios que han dominado Europa a lo largo de los siglos. Creada por los tracios, gobernada por Filipo de Macedonia y su hijo Alejandro Magno, después conquistada por los romanos, destruida por los hunos y reconstruida por el emperador bizantino Justiniano I, perteneció al imperio otomano, y finalmente, tras la II Guerra Mundial, quedó bajo el paraguas soviético. Toda ello ha influido en su paisaje urbano, que ofrece multitud de puntos de interés de diversas culturas y religiones, así como construcciones en diversos estilos arquitectónicos. Así encontraréis iglesias ortodoxas, mezquitas y sinagogas, palacios neoclásicos o neorrococós, junto a edificios y monumentos comunistas.

Catedral Alexander Nevski de Sofía

Es uno de los templos ortodoxos más grandes del mundo y la imagen de la ciudad. Construida a principios del siglo XX, destaca por su estilo neobizantino con varias cúpulas verdes y coronada por otras cúpulas doradas que brillan sobre el paisaje urbano que la rodea. Su interior está decorado con frescos y gran cantidad de iconos ortodoxos.

En las calles cercanas se sitúa uno de los mercadillos más interesantes de la ciudad, especialmente si estáis interesados en iconos ortodoxos y en objetos de segunda mano de la época soviética.

Situado junto a la Catedral Alexander Nevski podéis visitar el Jardín botánico de la Universidad, que es realmente encantador. Os recomendamos entrar y dar un paseo tranquilo antes de adentraros en la zona monumental de la catedral.

En la misma plaza de la Catedral se sitúa el Santo Sínodo de la iglesia Ortodoxa Búlgara, un bello edificio al que solo pudimos darle al vuelta y admirar desde fuera.

Iglesia Hagia Sofía

También junto a la Catedral se encuentra esta sencilla iglesia, la más antigua de la ciudad y que le da nombre, construida en el siglo VI bajo el reinado del emperador Justiniano. Podéis visitar, además del interior de la iglesia, el museo arqueológico que hay bajo ella al que se accede desde el interior de la misma, con restos de mosaicos y tumbas de la antigua necrópolis. Tras la iglesia está la tumba del escritor búlgaro Ivan Vazov, que pidió ser enterrado en su jardín favorito.

Iglesia de San Nicolás

Para nosotros es la iglesia más bella de la ciudad, blanca, muy estilizada, coronada con cúpulas bulbosas revestidas de oro y un abigarrado interior decorado con frescos y con los tradicionales iconos ortodoxos. Fue construida en 1912 siguiendo el estilo de las iglesias rusas del siglo XVII. En la parte inferior hay un cripta con una urna en la que los devotos introducen peticiones escritas en papel.

En el parque que hay entre esta iglesia y la Catedral veréis una curiosa torre en medio del parque, se trata de una antigua torre de observación astronómica, actualmente abandonada, y que queda como un símbolo de la investigación científica de otra época.

Mezquita Banya Bashi

Es una de las mezquitas más antiguas de Europa, construida a finales del siglo XVI durante la dominación otomana. Destacan su gran cúpula y el minarete que se alza sobre el centro de la ciudad. Aunque no seáis musulmanes podéis entrar en la mezquita. Debéis descalzaros antes de acceder a ella, y las mujeres deben cubrirse con unas túnicas que hay a la entrada. También debéis tener en cuenta que hombres y mujeres van a zonas separadas una vez dentro de ella.

La mezquita fue construida sobre unos baños termales, y en la plaza donde se encuentra aún quedan algunas fuentes de las que mana agua muy caliente, con propiedades medicinales. Es habitual ver gente tomando pequeños sorbos de agua.

Iglesia de Boyana

Esta iglesia está situada en el distrito de Boyana, a las afueras de la ciudad, justo a los pies del Monte Vitosha, y rodeada de gigantescas secuoyas. Es una iglesia ortodoxa medieval del siglo XI, declarada Patrimonio de la Humanidad, y que conserva unos frescos que datan de 1279 que se consideran la muestra más completa de arte medieval de Europa oriental. Solo se puede visitar mediante visita guiada, que se puede contratar en el mismo lugar, por unos 5 €.

Sinagoga de Sofía

A espaldas del Mercado Central que está frente a la Mezquita Banya Bashi se encuentra esta sinagoga, una de las más grandes de Europa. Es de estilo neoárabe, y en su interior podéis admirar la gran sala cubierta con una grandiosa cúpula verde, bóvedas azules con estrellas doradas, rodeada de arcos moriscos, y un gigantesco candelabro dorado que cuelga en el centro.

Aparentemente está cerrada. Para entrar debéis llamar a la puerta y pasar por un riguroso control de seguridad en que os pedirán el pasaporte.

Catedral de Sveta-Nedelya

Está situada en la plaza donde se inicia el Bulevard Vitosha, en pleno centro, una zona siempre muy bulliciosa, con un gran ambiente comercial y de ocio. La catedral ortodoxa es una reconstrucción de la originaria del siglo XV. Su interior está bellamente decorado con abundancia de dorados, iconos y frescos en sus paredes. En 1925 un atentado terrorista durante el sepelio del General Konstantin Georgiev, asesinado por los bolcheviques, destruyó su cúpula y ocasionó la muerte de 128 personas.

Boulevard Vitosha

No podéis dejar de pasear por esta larga calle peatonal que es considerada el centro de la ciudad, junto con algunas de las calles de alrededor. Está llena de vida a todas horas, con una gran actividad comercial, bares, restaurantes y otros locales de ocio. Es la zona ideal para tomar el pulso a la vida de la ciudad.

Iglesia de Stevi Georgi

También en pleno centro se encuentra esta pequeña iglesia, la más antigua de Sofía, construida por los romanos en el siglo IV, en la antigua Serdica, cuyos restos podéis visitar muy cerca. En el interior podéis admirar frescos del siglo X que decoran las paredes y la cúpula.

Ruinas de la Antigua Serdica

Durante la construcción del metro afloraron restos de la antigua ciudad que dio origen a Sofía. Parte de las ruinas tracias y romanas están al aire libre y otras bajo unas cúpulas de metacrilato en la Plaza de la Independencia, delante del edificio del Parlamento, y a la entrada de la parada de metro de Serdika.

Iglesia de Sveta Petka Samardzhiiska

Es una iglesia ortodoxa pequeña y un poco escondida junto a las ruinas de la antigua Serdica. El hecho de que esté a un nivel por debajo del suelo tiene su origen en la dominación otomana, en que la religión ortodoxa estaba permitida siempre que las iglesias no se vieran. En el lateral hay una pequeña cripta.

Estatua de Santa Sofía

Santa Sofía, la patrona de la ciudad, en negro y dorado, domina la ciudad desde su pedestal y es el símbolo la ciudad.

Iglesia Sveti Sedmochislenitsi

Está ubicada en pleno centro de Sofía y es una auténtica joya. En este punto se construyó originariamente un templo romano, posteriormente una mezquita y finalmente una iglesia ortodoxa. Ofrece una bella imagen en el centro de una plaza con gran ambiente, y su interior está decorado con bellos frescos e iconos.

Parques Borisova Gradina y Loven

Sofía cuenta con amplias zonas verdes. Varios grandes parques están situados alrededor del centro de la ciudad. Tienen gran actividad, suelen estar llenos de gente que pasea, hace deporte, descansa o come en la variedad de restaurantes y cafeterías que hay en ellos. El que más nos gustó a nosotros fue el Borisova Gradina, lleno de vida, con zonas de ocio, instalaciones deportivas, espectáculos musicales, un lago y una gran fuente cubierta de nenúfares.

Junto a él está el Jardín Knyazheska, donde se encuentra el monumento a la armada soviética.

La parte inferior del parque, el Loven Park, es un gigantesco bosque con gran cantidad de senderos en los que podéis caminar, correr o montar en bicicleta y que culmina en el Zoológico de Sofía. Nosotros hicimos una excursión por los deliciosos senderos del parque.

Ópera Nacional de Sofía y Teatro Ivan Vazov

Los edificios del Teatro de la Ópera Nacional y del Teatro Ivan Vazov, son dos muestras impresionantes de arquitectura neoclásica, con espectaculares columnatas coronadas con frisos alegóricos, y son los centros culturales más importantes de la capital.

Museos

Podéis encontrar una serie de museos interesantes en la capital según vuestros intereses en arte, historia o costumbres del país.

El Museo Arqueológico de Sofía alberga una gran cantidad de obras interesantes de diversos periodos históricos, colecciones tracias, griegas y romanas. Si os interesa la historia y la arqueología vais a disfrutar con sus tesoros.

En el Museo Nacional de Historia, situado fuera del centro de la ciudad, en el palacio Boyana, podéis hacer un recorrido a través de la historia de este país desde la prehistoria hasta 1945 a través de la multitud de piezas que encierra, entre las que destacan el tesoro tracio de Rogozen en plata labrada y el tesoro tracio de Panagyurishte, en oro macizo.

La Galería de Arte Nacional está situada en el antiguo Palacio Real, y lo más interesante es el propio edificio y las esculturas que hay en los jardines de alrededor.

La Galería de Arte de Sofía está centrada en arte moderno, con exposiciones fijas y temporales.

El Museo Nacional de Historia Natural de Sofía es modesto, pero interesante para los aficionados a la biología, con exposiciones de animales disecados, exhibición de reptiles y anfibios y una muestra de rocas lunares. Para los más pequeños es una delicia.

El Museo de Historia Regional de Sofía está ubicado tras la mezquita Banya Bashi, dominando la gran Plaza Banski, en un bello edificio en el que estaban situados los Baños Centrales. El museo muestra la vida y costumbres de la región desde la prehistoria hasta la actualidad.

Grafitis

A lo largo de la ciudad encontraréis una gran cantidad de grafitis, algunos de ellos se han convertido en un referente de la ciudad, como el de Chupa-Chups. Caminad con ojos atentos y descubriréis algunas espléndidas muestras de este arte urbano.

Zhenski Pazar o Mercado de las mujeres

Es el mercado más grande y antiguo de Sofía, situado a lo largo de una calle con multitud de puestos de alimentación y tiendas a ambos lados de la misma. Vibrante y vivo a lo largo del día, es un punto de encuentro de las gentes de la ciudad, e ideal si quieres comprar productos frescos a buen precio. Su nombre se debe, parece ser, a que antiguamente todos los puestos estaban atendidos por mujeres.

Klek-shops

En las calles de Sofía encontraréis una tiendas muy curiosas, llamadas klek-shops, cuyo nombre deriva del verbo kliakam, que significa agacharse. Las tiendas se encuentran en sótanos y los productos se venden a través de una pequeña ventana al nivel del suelo, por lo que es necesario agacharse o arrodillarse. Su origen se sitúa en los años 90 cuando con la caída del comunismo la propiedad privada volvió a ser legal y alguna gente aprovechó sus sótanos para instalar pequeñas tiendecitas.

Cementerio Central de Sofía

Muy cerca del centro de encuentra este gran cementerio, también llamado Orlandovtsi, que cuenta con varias capillas dedicadas a diferentes confesiones religiosas cristianas, una iglesia ortodoxa, una capilla armenia apostólica y una sinagoga judía. Además tiene secciones militares rusas, serbias y rumanas.

Un paseo por el cementerio os puede ayudar a conocer un poco más sobre las tradiciones y costumbres búlgaras. El cementerio es un gran parque en el que se distribuyen las tumbas y monumentos funerarios a lo largo de paseos y avenidas, muchas escondidas entre la maleza, y con las esquelas de difuntos clavadas en los árboles. Cuando se acerca el día de difuntos se limpian y adornan con flores, y junto a ellas hay bancos y mesas, pues en los aniversarios se celebran comidas. Paseando por el cementerio os asaltaran trabajadores que ofrecen sus servicios para la limpieza de tumbas.

Los alrededores de Sofía

Monasterio de Rila

En medio de un impresionante paisaje boscoso, a unos 120 km de la capital, se encuentra este joya ortodoxa, aunque en trasporte público se tardan más de tres horas en llegar a él. Fundado en el siglo X, es el monumento histórico más visitado del país, y se ha convertido en la esencia de Bulgaria, ya que, además de su indiscutible belleza, es un símbolo de identidad nacional y de la resistencia del país frente a la invasión otomana, y desde este monasterio fue impulsado el Renacimiento búlgaro en el siglo XIX.

En él podéis visitar: la iglesia de la Natividad de la Virgen María, que llama la atención por sus franjas de colores, los frescos de la galería exterior y los iconos del interior; la Torre de Hrelja, el edificio más antiguo del Monasterio, con una capilla dedicada a la Transfiguración de Cristo; varios museos que os ayudarán a conocer la historia del monasterio, la vida cotidiana de los monjes de los monjes y los iconos ortodoxos; y la zona residencial de los monjes, con 300 celdas distribuidas en cuatro pisos con arcos y decorados con franjas en blanco y negro.

Monte Vitosha

El macizo de Vitosha domina Sofía y es fácilmente accesible desde la ciudad mediante transporte público, incluidos teleféricos que parten desde Simeonovo y Knyazhevo. Más arriba se encuentra la estación de esquí de Aleko. Sus densos bosques ofrecen multitud de posibilidades de rutas de senderismo u otras actividades en la naturaleza, tanto en verano como en invierno, cuando se cubren sus laderas de nieve y sus arroyos y cascadas se hielan.

Una excursión de fácil acceso, realmente espectacular, es la subida a la Cascada de Boyana. Se inicia junto a la Iglesia de Boyana, a la que podéis llegar desde el centro en el autobús 64, y va ascendiendo a través del denso y húmedo bosque hasta alcanzar una serie de cascadas en el Arroyo Boyanska y pasando de regreso por un pequeño lago.

Otra excursión muy accesible, que hemos dejado para una futura visita, es la ascensión al medieval Monasterio de Dragalevtsi, situado también en las faldas del Monte Vitosha.

Gastronomía

La mezcla de culturas que han habitado esta zona ha influido en la cocina, que incluye aportaciones turcas, griegas y eslava. Abundan los platos de carnes, habitualmente hechas a la brasa, plancha o al horno, con clara influencia turca, tales como kebápche, salchicha de carne picada, kyufté, carne especiada presentada como hamburguesas, o shishche, pinchos de carne con hortalizas verduras.

Las sopas son otros platos típicos, ya sean frías, como el tarator, hecho con pepino, o calientes, tales como el bob chorbá, cocido hecho con judías.

También utilizan habitualmente el queso, como el Sirene, con el que acompañan ensaladas, como la famosa shopska salata, o patatas fritas, las famosas kartofi sus sirene, y el yogurt, muy utilizado en salsa para ensaladas.

Un plato sorprendente son los huevos panagyurishte, también con queso Sirene y salsa de yogurt. Es deliciosa la moussaka, que se elabora con patatas y carne, en lugar de berenjenas.

Una comida típica que puedes encontrar en puestos callejeros es el banitsa, hecho con masa filo y queso Sirene. Es realmente delicioso.

En el centro de la ciudad podéis encontrar gran variedad de restaurantes. Nosotros os recomendamos DIVAKA, que combina comida tradicional con platos internacionales, y que tiene precios asequibles.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Contenido protegido