Caravaca de la Cruz en autocaravana

En nuestro viaje por la Región de Murcia en autocaravana no podíamos olvidarnos de Caravaca de la Cruz. Es una ciudad con una rica historia, por la que han pasado íberos, romanos y musulmanes. Está situada a los pies del Castillo construido en el siglo XV por la Encomienda de los Templarios. Caravaca es, esencialmente, una Ciudad Santa. Según la leyenda, en 1232, el rey moro Abú Zeid se convirtió al cristianismo cuando contempló cómo dos ángeles bajaban del cielo una cruz para que un sacerdote preso en el castillo pudiera decir misa. Esta leyenda dio lugar a la construcción, a partir de 1617 y en el recinto de la propia fortaleza, del Santuario de la Vera Cruz, actualmente lugar de peregrinaje.

¿Dónde pernoctar con autocaravana o furgoneta en Caravaca de la Cruz?

En Caravaca no hay área de autocaravanas. Nosotros pernoctamos en un amplio aparcamiento junto al Campo de Fútbol Municipal. Es un lugar muy tranquilo y a 5 minutos andando del centro.

Ubicación: Calle Puentecilla, 73. Coordenadas GPS: 38.10564, -1.85624.

Lugares de interés

Castillo-Santuario de la Santísima y Vera Cruz

Está situado en una colina que domina la ciudad, lo que ofrece, además del interés de la visita al monumento, unas espléndidas vistas. Tiene dos partes diferenciadas, la zona fortificada, un recinto amurallado, de origen islámico (siglos X-XI), con catorce torreones, y la Basílica, del siglo XVII, en la que destaca la roja fachada barroca hecha con mármoles de Cehegín. En el Santuario se encuentra el Museo de la Vera Cruz.

La Vera Cruz la forman varios supuestos fragmentos de la cruz en la que fue crucificado Cristo, que se conservan en un relicario con forma de cruz de doble travesaño, la Cruz de Caravaca.

Plaza del Arco y Ayuntamiento

Desde el aparcamiento entraréis a la ciudad por la Calle Puentecilla, la principal vía de entrada a Caravaca durante siglos, y que os llevará a la Plaza del Arco, a la que se accede a través de un gran arco de medio punto. Es el centro de la vida de la ciudad. Presidiendo la plaza se encuentra el edificio barroco del Ayuntamiento.

Iglesia Parroquial de El Salvador

Es una joya del renacimiento, con magníficas columnas de orden jónico que sostienen unas hermosas bóvedas de crucería. Destaca su imponente torre y el retablo mayor.

Convento de Santa Clara

Continuando por la Calle de las Monjas encontraréis este convento, en el que las monjas clarisas elaboran dulces artesanos y tradiciones, entre los que destacan las famosas Yemas de Calatrava.

Convento e iglesia de San José

Descendiendo por la Calle Mayor encontráis este convento, fundado por Santa Teresa de Jesús. Es muy austero en decoración, lo que contrasta con su iglesia del siglo XVIII, de estilo barroco rococó.

Calle de la Corredera

Este bulevar es un lugar de paseo muy concurrido. En él se encuentran varios puntos de interés, la Iglesia de la Purísima Concepción, con un magnífico artesonado mudéjar y un bello retablo mayor, y el Convento de Nuestra Señora del Carmen, fundado por San Juan de la Cruz y que es actualmente una hospedería. Al final del bulevar, en el centro de una plaza, se encuentra el Templete, un edificio barroco de planta hexagonal con una cúpula apoyada sobre pilares. En él se realiza el ritual del baño de la Cruz.

Plaza de Toros

Está construida sobre un antiguo convento de franciscanos. Llama la atención por su espléndida fachada neomudéjar de color rojo.

Museos

Dado que la importancia de la ciudad está relacionada con la Cruz, hay varios museos dedicados a ella y a las fiestas que la rodean. Además del Museo de la Vera Cruz, en la ciudad encontraréis el Museo de la Fiesta, situado en el Palacio de los Uribe y dedicado a la génesis, rituales y vestimenta de la fiesta; la Exposición Crux Caravacensis, que es un recorrido por la historia de la Cruz desde los siglos XV al XIX; y la Casa-Museo de los Caballos del Vino, que está dedicado especialmente a como se adornan estos caballos.

El Museo Arqueológico La Soledad está situado en la antigua iglesia del mismo nombre, y muestra exposiciones de restos arqueológicos de las culturas que han pasado por aquí: Paleolítico, Neolítico, Culturas del Algar, Ibérica, Romana y Edad Media.

Los alrededores de Caravaca de la Cruz

Fuentes del Marqués y Torreón de los Templarios

A dos kilómetros del casco urbano está situado este bello paraje natural, formado por manantiales de agua inmersos en una gran masa forestal. Se accede al mismo a pie por el Camino del Huerto, que comienza en El Templete.

Toma su nombre de los marqueses de San Mamés, y es un lugar de gran interés paisajístico, cultural y ecológico, en el que el agua de los cuatro manantiales procedentes de los acuíferos se va distribuyendo por el entorno a través de acequias. Las surgencias del agua forman grandes balsas en dos de los manantiales, con una gran riqueza de vida acuática.

Inmerso entre la densa vegetación del paraje se encuentra el Torreón de los Templarios, en el que se halla un Centro de Interpretación de la Naturaleza.

Ferias y fiestas

Mercado Medieval

Se ubica en pleno centro del casco histórico y se celebra durante el Puente de la Constitución. Las calles se llenan de puestos de artesanía, comida, espectáculos callejeros y otras actividades. El mercado atrae a multitud de personas que llenan de vida las calles de la ciudad.

Hemos tenido la suerte de que nuestra visita coincidiera con los días del Mercado Medieval y hemos podido disfrutar de otra visión de la localidad.

Fiestas en Honor de la Santísima y Vera Cruz

La importancia de Caravaca se centra alrededor de la Cruz y el peregrinaje, por lo que las Fiestas en Honor de la Santísima y Vera Cruz son su seña de identidad. Están declaradas de Interés Turístico Internacional y tienen lugar del 1 a 5 de mayo. En ellas hay desfiles de moros y cristianos y un festejo único en el mundo, Los Caballos del Vino, en el que caballos enjaezados primorosamente suben a la carrera al Santuario acompañados por cuatro mozos, rememorando las épocas en que los caballos subían el vino al Santuario para ser bendecido.

Gastronomía

En esta tierra son típicas las migas ruleras, los potajes y la tartera, un asado de cordero y patatas acompañado de alioli, así como los arroces. En cuanto a la repostería son famosas las yemas, especialmente las elaboradas por las monjas de Santa Clara. También se elaboran bebidas caseras como la mistela y el licor café.

Otras rutas en autocaravana o furgoneta

Para más información de otras rutas en autocaravana pincha en el siguiente enlace:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Contenido protegido