Desde Ízbor, un pueblo muy escondido en el barranco del río del mismo nombre, por debajo del embalse de Béznar, hacemos una ruta realmente preciosa por el río Ízbor, parte por el sendero que asciende a la ermita del Cristo del Zapato y el profundo Barranco de Zaza.

Provincia: Granada
Localidad: Ízbor
Distancia: 7,35 km
Desnivel acumulado: 362 m
Duración: 2 h 15 min
Tipo de ruta: Circular
Nivel de dificultad: Moderado
Apta para perros:
Época recomendada: Cualquier época del año.
Fuentes:
Restaurantes: En Lanjarón o en el Valle de Lecrín.
Fecha de realización: 19/10/2021

La ruta tiene algunos puntos complicados de seguir pues hay que cruzar a través de terrenos de cultivo en los que el sendero no está bien marcado, y tampoco está bien definido el camino por el fondo del Barranco de Zaza. Sin embargo el esfuerzo vale la pena pues disfrutaréis de bellos parajes poco visitados y magnificas vistas desde las alturas.

La ruta se inicia desde la parte de abajo de Ízbor. Poco antes de llegar al pueblo hay un parque. En esta zona es fácil encontrar aparcamiento. Debéis seguir la carretera en dirección al pueblo y tras cruzar el puente desviaros a la derecha para adentraros por el barranco del río Ízbor. Este tramo es delicioso. Encerrados entre la vegetación, especialmente cañas, discurre el sendero que en ocasiones va por el mismo cauce del río.

Al conectar con el Barranco de Zaza hay que ascender por él un corto tramo. Tras una casa que queda a la izquierda tomad un sendero señalizado con marcas amarillas y blancas que va ascendiendo en zig-zag por la ladera. Este camino va hacia la ermita del Cristo del Zapato, en Pinos del Valle. En el ascenso disfrutaréis de buenas vistas del valle del río Ízbor, el Barranco de Tablate, el embalse de Béznar, y el Valle de Lecrín al fondo.

Más adelante os encontraréis con terrenos de cultivo donde abundan almendros, olivos, limoneros, granados e higueras. Al alcanzar un carril, poco después de un cortijo y tras un pequeño tramo por una acequia, hay que abandonar el sendero señalizado y girar a la izquierda ascendiendo por el carril.

Llegaréis a un collado desde el que se ve la ermita al fondo. Tomad el camino de descenso en busca del Barranco de Zaza.

Al llegar al fondo del barranco el carril desaparece. Hay que cruzar el barranco y subir por las terrazas de cultivo hasta alcanzar una acequia. Seguid por la acequia a la izquierda hasta un pequeño cortijo. Tras éste hay que continuar más o menos paralelos a la acequia pero un poco por debajo de ésta, hasta alcanzar un carril que veréis por debajo.

Este carril desciende al Barranco de Zaza de nuevo. Al final el sendero está muy perdido y bastante cerrado por la vegetación. Una vez en el fondo del barranco hay que seguirlo hasta alcanzar una zona de grandes rocas. En esta parte el barranco está flanqueado por grandes tajos.

En este punto hay que subir por un sendero hacia las terrazas a la izquierda. En el inicio del sendero de ascenso hay pintada una flecha roja, y a lo largo del mismo veréis algunas flechas más. Siguiendo esta senda llegaréis a una casa derruida y ahí enlazaréis de nuevo con la Cuesta de Pinos.

Para el regreso en lugar de ir por el barranco vale la pena seguir el sendero señalizado con las marcas blancas y amarillas y pasar por el pueblo de Ízbor.

Otras rutas de senderismo:

Para más información y descargar el track pinchad en el siguiente enlace:

Powered by Wikiloc

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Contenido protegido